+54 11 4517 4807

Parque Micaela Bastidas

Additional Info

  • Datos técnicos:

    Concurso Nuevas Areas Verdes de Puerto Madero – PRIMER PREMIO

    PRIMER PREMIO BIENAL IBEROAMERICANA DE ARQUITECTURA 2005 

    [ Alfredo Garay, Eduardo Cajide, Marcelo Vila, Adrian Sebastian, Carlos Verdecchia, Graciela Novoa]

    Equipo de Proyecto: Fernanda Torres

    1996/ 2001

    7,5Has

El parque Micaela Bastidas forma parte de las Áreas verdes de Puerto madero , El conjunto fue concebido como un sistema de piezas articuladas que diferencian sus características y conformación según su ubicación dentro de la trama urbana.
El parque MB ,ubicado en la proximidad de las zona sur de la ciudad, está además rodeado de edificios de viviendas ,y para ello se consideró a este parque de uso más doméstico.

Dos elementos fueron decisivos en el proyecto, por un lado, atenuar la tensión entre la ciudad y el río en un espacio, donde la gente se identifique y pueda apropiarse del lugar. Y por otro lado, asentar la noción de una arquitectura definida a partir de un suelo artificial, que utiliza el excedente de tierra, producto de la construcción de la infraestructura de la nueva urbanización de Puerto Madero.
El protagonismo de las murallas y rampas de gavión reafirman la posibilidad expresiva de una lógica constructiva, que se potencia con la presencia del suelo artificial, producto de los movimientos de suelo de envergadura. El proyecto se propone mantener el rigor en el diseño de detalles, sin caer en la rigidez que -en general- caracteriza a los espacios demasiado proyectados, y a su vez tiene la intención de construir lugares de calidad con lenguaje contemporáneo.
La vegetación elegida refuerza el uso de especies nativas, en continuación con la tradición del paisaje de la ciudad. La arquitectura paisajística se basa fundamentalmente en la construcción de un espacio abierto, donde la escala está determinada por la diferenciación de niveles y la materialidad elegida -los gaviones de piedra y el hormigón-, más que por lo vegetal -tradicional elemento estructurador del paisajismo del siglo pasado-.
En el parque se diferencian dos áreas: una boscosa y otra abierta, una plana y otra con pendientes, vinculando la primera al eje costero y la segunda, a la trama barrial, para integrar en esta pieza las determinaciones de su entorno. En el área abierta se definen tres recintos de forma ojival, que resuelven la tensión entre ambas geometrías. Las áreas elevadas se estructuran a partir de la articulación de un paseo principal sobre el borde del terraplén al este, con los senderos que resultan de la continuidad del trazado -propuesto por Forestier en la Antigua Costanera Sur- y las escalinatas y rampas que vinculan los dos planos de la nueva propuesta.
Este sector se caracteriza por la plantación de árboles de crecimiento lento y herbáceas que definen recintos de escala intermedia, entre los grandes planos de las plazas y el gran paseo superior. La escalinata de acceso Sur opera como puerta de acceso a este sistema elevado. La gran plaza seca a continuación de la misma, posee esculturas que completan y le dan identidad al planchón de 25 x 50 metros.
Las tres plazas en el plano inferior proponen programas diferentes: una, dedicada a los niños se estructuró con un trazado que permite diferenciar áreas de juegos por edades a través de cuadrados, con juegos infantiles, cerrados mediante una pared verde de coníferas (Cuppressocyparis leylandi), y a la sombra de grandes Álamos carolina. Otra, propone una sucesión de recintos, que estructuran un rosedal y definen espacios de contemplación y lectura. Además, un gran plano verde, en el que unas tarimas de madera permiten tomar sol, reposar y completar estas funciones con otros usos espontáneos no previstos.
El bajo sobre la Av. Calabria es un gran abra lineal con algunos bosquecillos de taxodium, tulipaneros, ombúes y ceibos. Un macizo de cuatro metros de ancho de arbustos autóctonos (Calliandra tweedii y Cassia corymbosa) acompaña el largo de todo el parque sobre Calabria y un bosque de álamos plateados bordea el camino del bajo. En la esquina Norte del parque se mantuvieron las especies de árboles existentes.
En la parte más alta, el camino del alto, lineal y zigzagueante cruza el parque de Sur a Norte, y bordea por setenta tilos formando plazas secas equipadas con bancos y una iluminación rasante.
Varios caminos cruzan el parque este-oeste, y a través de un sistema de escaleras y rampas articulan la ciudad con la Costanera Sur.
El Parque tiene cerca de cuarenta mil plantas de más de ciento cincuenta especies distintas. Los árboles en su mayoría tienen flor: tipas, Ibirá pita, palo borracho rosado y blanco, robinia Casque Rouge, de flor rosada, lapacho rosado, acacia de Constantinopla, manzano de flor y ceibos. Están plantados para armar bosques y alineaciones, también hay bosques de álamo plateado que acompañan el camino. Hay dos grandes plazas al Norte, en dos niveles diferentes de bosque de álamo piramidal plateado.
El sector de la Serpiente son dos mil cuatrocientos arbustos de diez especies, elegidas para distintas alturas y texturas que crean lugares de varias escalas más íntimas. El Jardín de las Flores crea pequeñas praderas de pasto entre las plantas de cincuenta especies distintas de gramíneas, herbáceas, algunas leñosas, de distintas alturas, que garantizan flores y colores a través de todo el año, plantadas en líneas paralelas para permitir un mejor y mas fácil mantenimiento. Las rosas son casi cuatro mil y las hay rosas blancas, rojas, amarillas, rosadas: de colores muy variados.

back to top